Cirugía Capilar

Medicinas para el cabello

Como ya comentamos anteriormente, es común pensar que la alopecia es un problema principalmente de hombres y que no afecta a las mujeres. Esto no es del todo así, pero es evidentemente que la mayoría de los hombres que alcanzan una edad adulta , sufren en mayor o menor medida síntomas de calvicie.

A día de hoy existen infinidad de tratamientos y productos que prometen mejorar este problema, pero en la mayoría de los casos no funcionan en absoluto. Desde hace muchos años, se ha buscado la solución a la alopecia.

El principal problema de estas lociones como el Monoxidil, capaz de ayudar a mantener el pelo más fuerte y sano, radica en que ha de mantenerse de por vida, es decir, necesitamos aplciar la loción todos los días.

Con el paso del tiempo, se ha avanzado mucho en este campo, tanto es así que se crearon técnicas como el microinjerto de pelo, capaz de repoblar una zona en la que haya calvicie, con pelo natural de el propio paciente.

Por ejemplo, Podemos encontrar gran variedad de tratamientos capilares en Madrid, en donde hay gran cantidad de centros médicos como la prestigiosa clínica , donde poseen una gran experiencia y tiene excelentes opiniones de sus pacientes.

Por supuesto también podemos encontrar estos tratamientos capilares en Barcelona y otras localidades de practicamente toda España.
Técnicas como esta estan muy de moda hoy en dia, al igual que métodos como la micropigmentación y la depilación láser.

Existen otros métodos diferentes y no por ello menos eficaces, como  la mesoterapia capilar, que consiste en aplicar mediante microinyecciones una serie de medicamentos que favorecen el crecimiento del cabello y lo refuerzan para que no se siga cayendo.

Todos estos tratamientos se suelen realizar en clínicas especializadas y siempre es aconsejable pedir la opinión de un experto, que nos propondrá las mejores soluciones adaptadas a nuestro tipo de alopecia.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

Evitar la caída del cabello no siempre es posible puesto que ésta se debe a una serie de factores que no se pueden controlar como son los cambios de estación o la genética. Afortunadamente técnicas como la cirugía capilar permiten minimizar los efectos de la caída o incluso en muchos casos solucionar el problema; esto no quiere decir que no se pueda contribuir a los efectos de estos tratamientos con otros métodos.

Antes de llevar a cabo tratamientos profesionales es recomendable probar con tras opciones y los cosméticos son una de ellas. Fortalecer el cabello es posible gracias a diferentes ingredientes pero uno de los más sobresalientes es el aceite de Argán. Este aceite es rico en vitamina E  y en ácidos grasos esenciales similares a la composición de la piel. El aceite de Argán fortalece el cabello proporcionándole ligereza y sedosidad pero no es el único beneficioso para el cuero cabelludo.

El aceite de lino, extraído de las semillas del lino, sella y suaviza la cutícula capilar dándole uniformidad y control. El resultado es un cabello que capta y refleja la luz proporcionando un brillo espectacular.

Por otra parte, el aceite de Cípero tiene un alto contenido en ácidos grasos insaturados y en tocoferoles que aportan protección natural contra los radicales libres por lo que mediante su empleo en cosmética el cabello queda suave, liso, manejable y flexible.

Estas son sólo algunas de las opciones existentes en materia de cosmética capilar pero para conocer más y encontrar la más adecuada para cada tipo de cabello la mejor opción es consultar a un experto en la materia ya que la salud del pelo es lo que está en juego. Si la cosmética no es suficiente para fortalecerlo siempre se puede recurrir a otras opciones como el microinjerto capilar, pero eligiendo cuidadosamente el Centro médico al que acudamos.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

Una mala alimentación, la genética, un desajuste hormonal… todos estos factores pueden ser la causa de la caída del cabello pero aún hay muchas más dudas que aclarar respecto a este problema que afecta tanto a los hombres como a las mujeres pero que, afortunadamente, tiene solución si se cuenta con la profesionalidad de expertos en este tema.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que las mujeres no se libran de este problema que, sí que es cierto, puede ser más acuciante en los hombres. La pérdida de cabello entre las mujeres es algo común y no necesariamente tiene que comenzar a una edad determinada. Generalmente en el ciclo natural del crecimiento del cabello se pierden unos treinta o cuarenta pelos por día.

Si además de esto existe una predisposición genética, la pérdida puede tener lugar desde la adolescencia o desde los veinte años experimentando el 40% de las mujeres algún grado de caída alrededor de los 35 años. Esto se debe a un problema que recibe el nombre de alopecia andrógena y que consiste en una pérdida general del cabello en toda la cabeza.

Lo mejor para detectar este tipo de enfermedades y ponerles solución es acudir a un especialista ya que él es el único de determinar las causas definitivas del problema, las cuales no tienen que ser necesariamente genéticas; también puede detectarse un desajuste hormonal o una mala alimentación. En cualquier caso determinar la causa es imprescindible para solucionar el problema.

Los centro profesionales de cirugía estética ofertan una gran variedad de técnicas para ello que van desde el microinjerto hasta el asesoramiento de un tratamiento cosmético que se puede seguir en el propio domicilio de manera particular.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

Al igual que teniendo un cabello abundante el aspecto que se presenta es el de alguien mucho más joven, cuidando la piel de manera adecuada se puede luchar contra los efectos del paso del tiempo. Si el rejuvenecimiento capilar se consigue a través de tratamientos como el microinjerto de pelo, el del rostro se logra gracias a una serie de cosméticos.

Hay muchas sustancias que son comunes en la industria de la cosmética pero una de las más populares es el ácido hialurónico. Se sabe que sirve para rejuvenecer el rostro y su eficacia está de sobra comprobada en la lucha contra el paso del tiempo pero aún hay dudas acerca de su funcionamiento o de su origen.

El ácido hialurónico está presente de manera natural en el organismo pero con el paso del tiempo éste se puede ir perdiendo; por este motivo esta sustancia se obtiene de manera artificial permitiendo así aprovechar sus beneficios a cualquier edad, ya sea aplicándolo mediante infiltraciones o a través de cremas y cosméticos.

Además de mantener una óptima hidratación de la piel, el ácido hialurónico proporciona firmeza y suavidad a la dermis actuando como barrera defensiva y aportando estabilidad mecánica a las articulaciones a la vez que retrasa el envejecimiento cutáneo. El objetivo principal de los productos que contienen ácido hialurónico, por tanto, es atenuar las arrugas y las líneas de expresión devolviendo elasticidad a la dermis y haciendo que ésta recobre la suavidad estimulando la producción de colágeno.

Pese a su eficacia hay que tener en cuenta que no se trata de un tratamiento permanente puesto que esta sustancia es reabsorbida por la piel y la duración de sus efectos dependerá de la calidad y cualidades de la misma. Aunque esto pueda parecer un inconveniente también es algo que permite que si tras una infiltración no se obtiene el resultado deseado sólo haya que esperar unos meses para recuperar el estado inicial de la piel y volver a someterse al tratamiento.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

Tic tac, tic tac… el reloj avanza sin que nada se pueda hacer para detenerlo… ¿o si? Aunque el paso del tiempo es inevitable sí que hay formas de disminuir los estragos que éste causa en el rostro; una de estos métodos es el de las infiltraciones faciales.

A través de las plaquetas del propio paciente este tratamiento se ha convertido en uno de los más populares para rejuvenecer el rostro haciendo desaparecer las arrugas y proporcionando al cutis una mayor tersura. La activación de las células que se lleva a cabo mediante las infiltraciones activa la formación de colágeno y de ácido hialurónico; dos sustancias claves en el rejuvenecimiento de la piel.

Las infiltraciones se pueden llevar a cabo a partir de numerosos materiales. Uno de ellos es el plasma rico en factores de crecimiento; un material totalmente autólogo obtenido a partir de la sangre del paciente. Su preparación posee un conjunto de factores de crecimiento que son los que dan lugar a la regeneración de tejidos. Infiltrar esta sustancia en la piel activa la regeneración celular restaurando el equilibrio biológico que se ha podido ver mermado por el paso del tiempo.

Con una extracción normal de sangre se obtiene el plasma necesario para rejuvenecer las zonas del cutis, el cuello, el escote y las manos. Tras la extracción hay que separar las fracciones plasmáticas mediante un proceso denominado centrifugación controlada. El paso siguiente es limpiar a fondo las zonas en las que se vaya a aplicar esta infiltración y aplicar crema anestésica para evitar las molestias provocadas por los pinchazos.

El resultado no se hace esperar y a las 24 horas ya comienza a ser notable. Unas inofensivas inyecciones habrán sido suficientes para que, aunque el reloj no se haya atrasado, su tic tac no afecte a la belleza del rostro.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

Para las mujeres, los tratamientos estéticos más comunes son la liposucción, el lifting o el aumento de pechos. Para los hombres, sin embargo, la principal preocupación estética no está en su cuerpo ni en su rostro sino en su cabeza. Pastillas contra la caída del cabello, lociones que hacen que salga de nuevo, trasplantes… todo vale para combatir la temida calvicie.

Un hombre pierde a diario entre 40 y 80 pelos de la cabeza pero como nacen otros tantos no hay problema. Sin embargo, cuando ese equilibrio se rompe y se caen más pelos de los que salen aparece la alopecia. Hoy en día es posible prevenirla y solucionarla.

Los tratamientos existentes son muchos y elegir uno u otro debe estar en función de las causas que provoquen este trastorno capilar. Por este motivo antes de decidirse por una opción u otra es necesario un diagnóstico previo que determine si la calvicie es producida por herencia genética, por exceso de hormonas o por otro motivo.

Una vez se realiza este diagnóstico las opciones más comunes son tres y de nuevo dependerá del profesional escoger la más adecuada. El trasplante de pelo ofrece buenos resultados, aunque requiere paciencia; la intervención consiste en extraer un fragmento de cuero cabelludo de la zona occipital que se injerta luego en la zona de la calva.

Otra opción es el fármaco conocido como Minoxidil. Se emplea desde los años 70 y es el más eficaz contra la caída del pelo; se recomienda su uso diario durante al menos seis meses y puede emplearse también como apoyo al trasplante.

Puesto que las hormonas pueden ser la causa de este problema también pueden influir en la solución. Finasterida es un compuesto que atañe a la reacción “tóxica” que se produce en la raíz del cabello debido a una alteración en la fase de crecimiento del mismo.

Independientemente de elegir una solución u otra, lo importante es saber que este problema tiene remedio; sólo es cuestión de ponerse en mano de los profesionales adecuados para que lo lleven a cabo.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

A día de hoy todo el mundo es consciente de la necesidad de proteger la piel del sol durante el verano ya sea en la playa o incluso en la ciudad. Los rayos UVA pueden tener efectos nocivos para la salud de la piel pero a menudo se olvida que también pueden perjudicar otras zonas del cuerpo como el cabello.

El pelo no se libra de las agresiones solares y son muchas las ocasiones en las que tras terminar el verano el cabello muestra un aspecto seco y deteriorado. Aún se está a tiempo de evitar esta situación y para ello solo es necesario utilizar los productos adecuados.

En primer lugar el protector solar sirve no sólo para prevenir los daños causados por el exceso de sol sino también los ocasionados por otros factores como la sal, el cloro o el viento. Productos como este cumplen la función de aislar la fibra de forma eficaz protegiendo el cabello; esto es posible gracias a su contenido en elementos filmógenos que recubren el cabello y en agentes hidratantes regenerantes y antirradicales libres.

Pero la protección no es sólo antes del sol; también es conveniente el uso de un champú postsolar para refrescar, limpiar y retirar del cabello y del cuero cabelludo todo tipo de residuos y depósitos de sal, cloro o cal. Este tipo de productos suele tener unas bases lavantes muy suaves y tensioactivos que reaccionan bien con el agua calcárea permitiendo hacer espuma y que la cal se deposite en el cabello. Sus propiedades alivian la irritación capilar y dejan el cabello protegido tras el lavado.

Por último, existen también tratamientos after-sun que ayudan al cabello a recuperarse de las agresiones sufridas por la exposición solar y restablecen y refuerzan sus defensas naturales. Estos productos contienen elementos regenerantes en forma de proteínas y aminoácidos que sustituyen a los que se han perdido y además incluyen ingredientes hidratantes y lípidos que devuelven la cohesión a la cutícula.

Utilizando todos estos productos la salud del cabello está garantizada durante el verano; lo único que hay que recordar es la necesidad de proteger también la piel.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

“La edad no perdona”. Aunque puede parecer una frase hecha y repetida hasta perder el sentido lo cierto es que también es una gran verdad; los signos de la edad comienzan a notarse a los 20, aunque parezca que a esta edad el envejecimiento queda lejano. Lo mejor para combatirlos es comenzar cuanto antes y utilizar en cada etapa los productos y tratamientos de belleza adecuados.

En la década de los 20 la piel está en plena juventud; las células de todo el cuerpo se renuevan y se multiplican a gran velocidad, es difícil encontrar signos de flacidez y las arrugas de expresión aún son grandes desconocidas. Con una cara lisa, tersa e hidratada, ¿es posible que surja algún problema? Sí que hay uno: el exceso de grasa. A esta edad las glándulas sebáceas están sometidas a una hiperactividad que puede transformarse en exceso de brillos, espinillas y puntos negros por lo que lo más adecuado es utilizar un tratamiento corrector del exceso de sebo.

Más tarde, en los 30 el funcionamiento de la piel está asentado y este problema desaparece pero es entonces cuando las células comienzan a trabajar con más lentitud y comienzan a hacer su aparición las primeras arrugas de expresión y los signos de deshidratación. Para combatir este problema que se presenta sobre todo en el contorno de los ojos y en la boca se necesitan cremas específicas que hidraten y reparen la piel pero también está la opción de la mesoterapia para revitalizar e hidratar la piel en profundidad y conseguir efectos más notorios.

Estos métodos también se podrán utilizar en los 40, cuando los procesos de envejecimiento comienzan a ser obvios y se recomiendan tratamientos desintoxicantes de manera periódica y el uso de productos faciales de manera diaria. Siguiendo estas indicaciones no hay que tener miedo a envejecer puesto que hacerlo de la manera adecuada no resta un ápice de belleza ni al rostro ni al cuerpo.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

En función de la época del año, por problemas genéticos, por factores hormonales, por el uso de productos capilares inadecuados, debido a trastornos alimenticios… La caída del cabello es un problema que afecta a un número cada vez mayor de hombres y mujeres. Sus causas ya empiezan a ser conocidas pero los tratamientos para combatir esta situación no tanto y es que, hay muchas opciones.

El microinjerto capilar, llevado a cabo por los profesionales adecuados, es una de las más recomendables y eficaces. No obstante, si antes de someterse a esta intervención se prefiere probar otro tipo de opciones, o incluso utilizarlas como complemento al mismo, también es algo válido. Una de estas posibilidades es la nutricosmética.

Este procedimiento, basado en la toma de pastillas que utilizan en su composición extractos de plantas, oligoelementos y vitaminas, se puede aplicar a la pérdida de peso, a la eliminación de manchas o arrugas de la piel y también es válido para combatir la caída del cabello.

Soluciones como estas actúan en tres niveles para detener la caída: en primer lugar la taurina protege el bulbo de las agresiones y combaten los radicales libres, en segundo lugar las catequizas de té verde y las pepitas de uva refuerzan la microcirculación favoreciendo el transporte de nutrientes, y por último el gluconato de zinc mejora la calidad del cabello espesándolo y llenándolo de vitalidad.

La eficacia de este tratamiento depende de la constancia y del tipo de persona que lo lleve a cabo; en cualquier caso siempre está la opción de acudir a un profesional de la medicina estética para que aconseje la mejor opción a seguir para recuperar un signo de identidad y de salud tan importante como es el cabello.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

Si para las mujeres los problemas estéticos más frecuentes son la celulitis o la flacidez de las piernas, en el caso de los hombres el problema se concentra mucho más arriba; concretamente en el cuero cabelludo. El 60% de los jóvenes españoles de más de 18 años tiene predisposición a padecer alopecia, la mayoría de ellos por causas genéticas.

En un principio el pelo que se cae se vuelve a recuperar aunque el cabello nuevo sea más débil y más fino; sin embargo, lega un momento en el que el folículo se atrofia y el pelo que cae ya no sale más. Este es el momento de combinar tratamientos capilares como los fármacos administrados vía oral con preparados de vitaminas y aminoácidos, los cosméticos que se aplican sobre el cuero cabelludo para mejorar la microcirculación y la aparatología específica como el láser, el ozono o los infrarrojos.

Cuando estas técnicas son insuficientes, es el momento de proceder a un microinjerto de pelo o a un transplante por unidades de cabello, por supuesto siempre con la supervisión de un profesional médico. Aunque esta última intervención es larga garantiza que el nuevo cabello transplantado no volverá a caerse.

Lo primero que se hace es extraer la unidad folicular con unas pinzas a través de incisiones de poca profundidad en el cuero cabelludo. Estas unidades extraídas se clasifican en función del número de pelos que tengan y se someten a condiciones de conservación específicas en las que se mantendrán hasta el momento del implante. Después de extraídas y conservadas estas unidades foliculares vuelven a implantarse también a través de microincisiones consiguiendo un aspecto natural en el pelo.

Tan sólo es necesaria anestesia local para este tratamiento pero seguir los pasos adecuados en el postoperatorio es importante para la recuperación completa. Estos son por ejemplo mojar la zona receptora con una solución de sal periódicamente, aplicarse sobre el cuero cabelludo un champú especial, tomar antiinflamatorios, dormir en determinada postura y someterse a revisiones periódicas que evalúen el éxito del transplante. Siguiendo todos estos pasos las probabilidades de no volver a lucir un pelo sano y abundante son realmente bajas.

Compartir:

  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google Bookmarks
  • BarraPunto
  • Bitacoras.com
  • BlogMemes Sp
  • Technorati
  • TwitThis

« Previous Entries